Frida Kahlo, memoria de una vida “intensa” (+Frases y Fotos)

Por Celina Abud

Si se tuviera que elegir una palabra para calificar la vida de Frida Kahlo, esta sería “intensa”. Así lo fue desde su dolor, ya que sufrió poliomielitis de pequeña y un grave accidente en su juventud. También desde el amor, por su pasional y tortuoso matrimonio con Diego Rivera y sus relaciones con amantes hombres y mujeres. Pero por sobre todas las cosas, desde su obra, que marcó un estilo propio más allá de cualquier movimiento.

Ese ímpetu se vio reflejado en frases memorables, recolectadas de diarios y entrevistas. Aquí, 10 de las mejores.

“Nunca pinto sueños o pesadillas. Pinto mi propia realidad”

Estas son las palabras que la célebre pintora mexicana le dijo al referente de surrealismo André Bretón, quien en 1938 la invitó a exponer sus pinturas en Nueva York, al considerarlas que pertenecían al movimiento cultural. Así, Frida dejó en claro que percibía a sus cuadros como su reflejo, más allá de cualquier corriente. Incluso nunca llegó a sospechar de que sus pinturas podían generar interés en la gente, a pesar de tener admiradores célebres como Pablo Picasso, Wassily Kandisnski y Marcel Duchamp.

2

“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas para volar?”

Esta frase, extraída de sus diarios, refiere al accidente que sufrió a los 18 años y dejó a Kahlo postrada durante varios períodos de su vida. De hecho, se sometió a 32 operaciones para reducir las secuelas. En esos tiempos en los que debía combatir su padecer y el aburrimiento, empezó a pintar a fondo. En su haber, tiene cerca de 200 obras, la mayoría autorretratos, en los que reflejó sus dificultades para sobrevivir. Pero también sus pinturas coloridas muestran su personalidad y pasión, cualidades que la llevaron a elevarse.

“Quizá esperen oír de mí lamentos de ‘lo mucho que se sufre’ viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un río sufran por dejarlo correr”

A pesar de que el matrimonio con el artista plástico de murales Diego Rivera sólo duró diez años, su relación de amor y admiración mutua siguió durante toda la vida. Mientras estuvo casada, vivió infidelidades constantes, y su marido incluso tuvo una aventura con Cristina, la hermana menor de la artista. El sufrimiento de Kahlo también radicaba en que no podía ser madre, ya que su accidente le había dejado fracturada la pelvis en tres partes. Pero más allá de las diferencias, la libertad mutua era una manera que ella tenía de definir a su amor.

“Intenté ahogar mis dolores, pero ellos aprendieron a nadar”

El sufrimiento marcó la vida de Kalho. Perdió dos bebés y el primer embarazo interrumpido la llevó a realizar la pintura “Aborto en Detroit”. Cuando Rivera tuvo un romance con su hermana, Cristina, Frida volvió a su casa de Coyoacán y se refugió en el alcohol para lidiar con sus pesares, tanto físicos como emocionales. Más allá de que en los últimos años de su vida volvió a casarse con Rivera para afirmar su relación de camaradería, la última de sus operaciones la deprimió por completo, ya que hubo que amputarle una pierna. Así, el dolor la acompañó hasta sus últimos días.

3

“Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior”

“La pintura completa mi vida”, dijo Kahlo alguna vez. “Mi pintura lleva consigo el mensaje del dolor”, acotó la artista plástica mexicana en otra ocasión. “Lo único que yo sé es que pinto porque tengo la necesidad de hacerlo, pinto siempre lo que me pasa por la cabeza sin ninguna otra consideración”, finalizó. Con estas frases, Frida dejó en claro que a través del arte soltaba su propio padecer y así lograba sobrevivir a pesar de una suerte por momentos demasiado errante.

“Me pinto a mí misma, porque soy a quien mejor conozco”

A través de sus autorretratos, Kahlo pudo reflejar sus crisis matrimoniales y su propio dolor. El cuadro “La columna rota” (1944) la muestra desnuda, fajada y atravesada por una vara de metal. En “Venadito” (1946) se la ve con cuerpo de animal de espíritu libre, pero con flechas clavadas. Entre sus cuadros más emblemáticos se encuentran “Las dos Fridas” (1939), en donde ambas están unidas por una vena del corazón, lo que refleja un desdoblamiento tras la crisis con Rivera. Otra célebre pintura es “Autorretrato con collar de espinas” (1940), que sugería que así como las joyas eran su marca registrada, también lo era el sufrimiento.

“A veces prefiero hablar con obreros y albañiles que con esa gente estúpida que se hace llamar gente culta”

Desde 1927, Frida Kahlo comenzó a frecuentar ambientes artísticos, políticos e intelectuales. Diez años después, alojó al líder comunista León Trotsky en su casa, quien estaba exiliado, y tuvo un romance con él. Entre sus amigos célebres figuran Pablo Picasso, Wassily Kandinski, André Bretón y Marcel Duchamp, todos exponentes de la cultura. Es por eso que esta frase revela un posible cansancio de Kalho para con su entorno, pero también refleja su compromiso con la causa popular mexicana.

“Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados y, aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas”

Kahlo poseía un excelente talento reconocido por Diego Rivera. También una marca personal influenciada por el artista plástico, ya que fue él quien le sugirió adoptar los atuendos tradicionales mexicanos, así como las joyas llamativas, los labios rojos y el pelo azabache atado con un moño lleno de flores. Sin embargo, los años de pesar físico que empezaron desde niña, cuando contrajo poliomielitis, y que la sumieron en graves crisis depresivas más tarde la llevaron a esbozar esta conclusión. Incluso su pintura se convirtió en una autobiografía desgarradora.

“Doctor, si me deja tomar este tequila le prometo no beber en mi funeral”

Los problemas con el alcohol de Kahlo comenzaron en 1937, tras su separación con Rivera. Desde entonces, la artista se refugió en la bebida para amainar el dolor y el deterioro. A pesar de su salud deficiente, nunca perdió el sentido del humor. Incluso, en 1953, cuando se realizó en la Ciudad de México la única exposición individual de su vida como artista, ella apareció en una cama de hospital. Los periodistas quedaron impresionados, pero Frida, más allá de su estado, hizo bromas, cantó y bebió toda la tarde. Esta frase refleja su sarcasmo.

“Espero alegre la salida y espero no volver jamás”

Estas fueron las palabras finales del diario de Frida Kahlo. Refiere al último año de su vida, que fue tortuoso, ya que los dolores la consumían. Falleció en Coyoacán el 13 de julio de 1954, a los 47 años. A pesar de que poco tiempo antes había tenido dos intentos de suicidio, no se le realizó a su cuerpo ninguna autopsia. Fue velada en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México y su ataúd se cubrió con la bandera del Partido Comunista. Sus cenizas reposan en la Casa Azul de Coyoacán, el lugar que la vio nacer.

Anuncios

7 Respuestas a “Frida Kahlo, memoria de una vida “intensa” (+Frases y Fotos)

  1. Mujer valiente y singular

  2. me encanta su historia me identifico con frida!!!

  3. Que vida intensa !!!!! Qué valiente!!!!

  4. Reblogueó esto en Ella me gustay comentado:
    OH! Frida

  5. Para mi esta mujer es el ejemplo de lo que es vivir… la admiro profundamente por haber sobrellevado su realidad hasta el final…

  6. Cualquier palabra que se pronuncie no podrá,ni siquiera en forma aproximada,reflejar lo que se siente al saber sobre la vida de Frida Kahlo

  7. Me encanta frida kahlo y si tenia nada mas una sega

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s